dharma - abril 1914

Download Dharma - Abril 1914

Post on 07-Apr-2018

218 views

Category:

Documents

0 download

Embed Size (px)

TRANSCRIPT

  • 8/4/2019 Dharma - Abril 1914

    1/25

    I '"/i!.A excepcl6n de los documentos ort-dales, la Rama "Venezuela". de laS. T., como tal, no es responsable delas opintones 0 declara clones que pu-bllque esta Revlsta, sea qulen tueraqulen las autorlce.

    DHARMAliainaLa Teoscfta.e-El Cristianismo.-EI Cristo Venidero, porRoman Grim. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .. 193

    EI Canto de la Vida, par Cilarles Johnston . . . . 197La Evolucidn y La Redencion, por John Charlton. . .. 200EI Cultivo de la Concentracicn, por W. Q. Judge. . .. 206La Grande Ilusion, par Tito Alha . . . . . . . . . . . . . 210Dialog-a. par Juan de Sales. . . . . . . . . . . . . . . . . .. 217Mauricio Maeterlinclt y la r eosofla, por Katharine Hillard 223Los Misterios del Cristianismo, par Phiquepal d'Arismont 227Ecos y Notes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 231Preguntas y Respuestes v ; 239

    q j l l I{!!!!Jl I f l P d i ll a ~ f i [ i n a ( ~ n f r a l J [ O [ ~ I ~ ~ l a R a m ~r i t a n o r t e 1 . n u r n e r s 3 8 , [ a n u n i g o l a [ s p e r a n z a .

    ~

    esta abierta todas las neches, especialmente los mier- ~.coles y 10 , s,ibados, menos 10 5 domingos, de 7 a 10, 'Ia sus reunlcnes, estudios, & , puede asist ir todo el que10 desee, sin necesidad de previa presentaci6n ni per-

    tenecer a la 50c;edad.-Es un punto de reuni6n para

    ~

    todo investigador s incero de 10 5 problemas de la vida, ~donde se expone todo genero de opinicnes, de unmodo completamente libre y ampl io, como ha de 5er10 compatible con el ideal de bondad y toleran

    ~

    cia que 50n de libertad y cul tura bien entendidaj, ~Hay una 8iblioteca orlentalista bastante ex-.n.tensa para el estudio de los concurrentes.

    001 q!i'@ll . d b

    PUBLICACION TRIMESTRAL R ED A CC IO N Y A D MI NI ST R AC IO N:NORTE 3. NUMERO 38.

    CARACASOR GAN O DE LA

    RAMA "VENEZUELA"m

    SUSCRIPCION ANUAL: B 5.00m

    SUSCRIPCION ANUAL: B 5 .00

    SEGUNDA EPOCA"~inguna. opinion de persona al-

    ~na puede estar por sobre la oplntonde nuestra propia conc!encla".

    H. P. BLAVATSKY.Ano II Caracas: abril de 1914. Num.5.

    LA TEOSOFIA.-EL CRISTIANISMO.EL CRISTO VENIDERO.

    por Rom4n Orim.El Theosophical Quarterly de enero ultimo, comenta un pequefio

    Iibro noha mucho entregado a la publicidad. donde se exponen, con ente-ros rasgos francos e inequivocos, opiniones bastante conocidas ya, y cuyoestudio nos prometemos acometer, en el propdsito de que se rectifiquenteorias 0 se corrijan errores que desfiguran nuestra autentica actitud, 0desvaloran la integridad de nuestros ideates.

    El Quarterly al copiar la siguiente sentencia del mencionado folie-to: . .son incompatibles la Teosofia y los hechos que sirven de base alcredo cristiano, y de una 16gica imposibilidad la aceptaci6n de ambos,"juzga indispensable, desde luego, aclarar esforzadamente 10que se en-tiende por Teosofia, consignar la certidumbre de su concepto acerca delCristianismo, y poner de manifiesto, segtin su manera de discemir, ta re-lacion existente entre ambos. A tales fines mueve sus razonamientoscuandoprincipia por rechazar la asercion del autor de que la Teosoffa esalgo que se promulga por ciertos individuos, algo sistematico quizas, yasimismosectario, especie de un conjunto de maximas morales 0 de f6r-mulas 6losoficas,mas 0menos interesantes.

    ~

    E IltYJTA a los miembros a enviar preguntas, 0 respues-tas a preguntas, opinlones y notas .sobre asuntos teos6ficos.Cuidaran de escribi r e laramente, en s610 una plana del papel .Hacemos ell tens iva esta inv itat ion a c:uantos aspiren a cone-cer el concepto teos6fico acercade cualquier mater ia de f ile-sofra,o religi6n, 0 de los muchos p roblemas de lavida. D ir i-:~:~:~i~i~n~~~I~a m a " V e n e l u e l a . " [ A R l l [ A ~ .

  • 8/4/2019 Dharma - Abril 1914

    2/25

    19 4 DHARMA DHARMA 19 5Por desgracia, no prospera semejante creencia tan s610en la indole

    especulativa del escritor de l pequefio libro, sino que domina ademas unextenso campo en el criterio de la mayor parte de las personas. Acasono nos encontremos distante de la exac titud de los hechos si nos permiti-rnos aseverar que un mimero apreciable de cornpafieros de labor se man-t ienen dentro de la esfera de aquel tas personas a que hacemos referencia;y llenos de la mayor buena fe hablan, disertan copiosamente sobre temasde Karma, Reencarnacidn, Ciclos, Razas, etc., refi riendo a sus discursosla profunda significacidn divina y excelente que se llama la Teosofta. Deaqut el suceso, que se repite de ordinario, de agrupamientos y condensa-ciones de individuos en torno de los disertadores mas 0 menos Ielices,hasta el punto de caer en cierto automatismo inte lectual, por una parte ;o de adherirse al estrecho prestigio de la afirmacion autoritaria, por laotra. Ambos desenlaces s610 responden a un vinculo puramente mental.Puede no ser un te6sofo el briltante intelecto, admirable expositor de laley de Karma, del principio de la Reencarnacion, de las ciclicas renovacio-nes, del desarrollo de las Razas, e tc ., en tanto que otro bien puede exhibirlas condiciones de tal. no obstante de carecer del verbo que razona y do-mina. En el libro se lee la teoria, pero no se aprende la vida. Es iruitilbuscar en otra parte la luz que s610 esta en nosotros, conforme 10indicaLuz en el Sendero. Nos hallarnos en capacidad de conocer los carac-,teres preeminentes que ponen de relieve a un hombre de genio, su inten-cion superior, sus selectas inspiraciones, su taUa de corte sobresaliente:pero aquella capacidad no transforma nuestra naturaleza en la naturalezadel genio que se estudia. Esto nos conduce a la logica conclusion denuestra tesis fundamental: de que la Teosofia no consiste en algo quepromulga tal 0cual escritor, asimismo sea un Maestro. Ella s610 eviden-cia el significado solemne de algo que se vive. Prornulgar solo tiene elalcance de algo que se dice y divulga, as! un anuncio, asi un aviso, entanto que vivir significa ser. Mientras la naturaleza del bandolero y delsanto vibran desemejantemente, la fraternidad, u otros ideates de excel-situd, son temas tan accesibles al uno 10misrno que al otro. Desde luego,huelga decir que no forma al teosofo la rnera aceptacion intelectual delos principios de su doctrina, de identica manera que el simple conoci-miento de la metrica no forma al poeta. Antes por el contrario, sin unou otro conocimiento, disfruta el poeta real de Ia gracia y del gozo de susmusicas intimas, de todo su vigor divino el teosofo, Desde este su sitiopropio, el teesoto esparce, a la semejanza de las aguas que se derramanpor el labrantfo, la exuberante fecundidad de su accidn,

    Dentro de su medio, cualquiera que sea, tiene la importancia y el

    sentido de un centro de energla perenne. Regala como un arbol la bon-dad de sus frutos; y dis tribuye y multi pl ica entre la clamorosa muchedum-bre hambrienta de cielo y de buena nueva, los panes y los peces mila-grosos que nombran los Evangelios.

    De suerte que la Teosofia trasciende, segun se observa, al simpleracionalismo de un sistema doctrinario, para expresar 10 mismo que haexpresado la Sabiduria en todos los tiempos: el noble valor de unarevelaci6n divina y de un poder que obran a traves de la vida. Se sienteen los estados internos como la gloria de una presencia augusta y sabiaque, a grados, convierte los elementos de nuestra naturaleza en ella,nuestros cortos sentidos en el sentido supremo de su vision, en su oroinmortal nuestros metales inferiores, recordando el s lrnbolo tan conocidode los alquimistas. No se la piensa s610, s e la siente. Mas alla del secomecanicismo de la lengua y de la mera mentalidad, se la lleva como unainefable y sagrada cosa en el corazon.

    En esta sentencia tan luminosa y admirable del Evangelio de Juan,Cristo 1 0 dijo: " EI espiritu es el que da vida: la carne nada aprovecha:las palabras que yo os he hablado, son espfritu, y son vida."No cabe aqul discutir la identidad de esa sentencia con el con-cepto profundo de Teosofia. Jesus, hablando acerca de la presenciadivina en el, confiesa esta certidumbre sagrada: " Yo soy el pan de vida ...El que cree en ml, como dice la Escritura, rtos de agua viva correran desu vientre." Y asl afirmaba, quien habla sometido su cuerpo pslquico asu cuerpo espiritua l: " Yo y el Padre una cosa somos."

    Se vera en 10 que hemos referido que no se autoriza ninguna pres-cripcion doctrinaria, rito, lectura de libro alguno, dogma, 0 formularioconvenciona l. Jesus se concreta a decir que el Padre, 0 bien el Espiritu,la Vida, se hallan en el; y que para ganar el poder y Ia sabidurfa de losHijos de Dios, se necesita que la Vida, el Espiritu, el Padre se hallen ennosotros. Delante de sus oyentes, dan do pruebas de la Divinidad queresplandecla en su interior, sellaba sus enseiianzas en esta forma alta ysolemne: " Yo soy el camino, y la verdad, y la vida." 0 en esta otra debel1eza inapreciable: " Dios es Espiritu; y los que le adoran, en esplrituy en verdad e s ne ce sa rio que adoren." Si sustituimos el termino Diospor el de Teosofia, el Logos de Platen, el Verbo de Juan, la antigua Gno-sis de las sociedades misticas, el Hombre Nuevo de Pablo, y yendo masle jos, por el Gupta - Vidya de los indos, conc luiremos, de cierto, en que losfundamentos de la ensefianza cristiana son los mismos de la ensefianzateos6fica. Para mayor c1aridad diremos: que un cristiano vale 10 mismoque un teosofo_ Los vocables cristiano y te6soro resultan s610 denomi-

  • 8/4/2019 Dharma - Abril 1914

    3/25

    19 6 DHAl?'\Unaciones convencionales de una misma Sabiduria Sagrada. De esa rna-nera el judio, el mahometado, el budista, el brahman, sea este 0 aquel elambiente religioso de un hombre que haya despertado en sf eI esplendory e l poder de su naturaleza espiritual, merece indistintamente el nombrede tedsofo 0 de cristiano.

    Ni